Latest Posts

Tricomoniasis: prevención y cura

<h2><em>1.-¿Qué es y qué origina la tricomoniasis?</em></h2> La tricomoniasis se trata de una <strong>enfermedad parasitaria</strong> que se origina por <strong>protozoos Trichomona spp</strong>, siendo las subclases más frecuentes los <em>T. columbae</em> y <em>T. gallinae</em>. Estamos ante una enfermedad que cuenta con una distribución a nivel mundial, en el que se cree que más del 80% de las palomas pueden verse afectadas de una u otra forma. Además, la tricomoniasis se encuentra muy presente en los diamantes de Gould y las isabelinas del japón, que suelen ser las principales portadoras de dicha enfermedad, pese al hecho de que ellas hayan desarrollado inmunidad frente a ésta. <h2><em>2.-Factores que favorecen su aparición.</em></h2> Si queremos saber cómo prevenir la tricomoniasis, es muy importante ser conscientes de aquellos factores que <span id="more-213"></span>pueden ser decisivos para su aparición. Para el desarrollo de esta enfermedad parasitaria es necesario que nuestras aves se encuentren expuestas a <strong>situaciones de estrés</strong>, pues ésta es una de las razones por la cual las defensas naturales de nuestras aves disminuirá notablemente, quedando más expuestas a cualquier tipo de enfermedad oportunista. Este parásito requiere, para su desarrollo, <strong>ciertas condiciones favorables de temperatura y humedad</strong>, por lo que suelen darse más casos durante las épocas de calor, que a su vez, suelen coincidir con la temporada de cría. Al igual que ocurre con otras enfermedades como la coccidiosis, el parásito puede sobrevivir durante importantes períodos de tiempo de forma latente, (esto es, de forma inactiva) hasta que se den las condiciones propicias para su diseminación. Además de las situaciones de estrés y temperatura, tendremos que tener en cuenta otras que, de igual forma, jugarán un papel fundamental para su desarrollo, como es el caso de: una alimentación deficiente; la <strong>falta de higiene</strong>; la presencia de palomas en el aviario (potenciales portadores de la enfermedad); estados carenciales de vitaminas; la sobrepoblación de ejemplares en jaulas; la presencia de otras enfermedades oportunistas que puedan derivar en la asimilación de una nueva; y la ausencia de cuarentena en las nuevas aves. Tendremos que tener en cuenta que la forma principal de transmisión entre ejemplares adultos será oral, es decir, a través del alimento o la bebida que haya sido previamente contaminada por algún ejemplar afectado por la enfermedad. Por otro lado, también podremos encontrar una transmisión de carácter indirecta, que no es más que aquella que se transmite a los nuevos pichones a través del embuchado. <h2><em>3.-Forma de comprobación.</em></h2> La aparición de esta enfermedad suele verse acompañada de una inflamación de la mucosa bucal que puede verse extendida hasta los tejidos adyacentes que provoca una sinusitis e <strong>inflamación</strong> que puede apreciarse en las <strong>zonas cercanas a los ojos</strong>. Ésta quizá sea la forma por la que la mayoría de los criadores con cierta experiencia pueden identificarla. Esta es una forma casera de comprobar si tenemos algún ejemplar afectado. Pese a ello, lo más recomendable y seguro, más aún en criadores inexpertos, será la <strong>recogida y análisis de heces en un veterinario</strong> especializado en aves. <h2><em>4.-Prevención y cura.</em></h2> Una vez tenemos claro qué es esta enfermedad, los factores que favorecen su aparición, y la forma de contagio, pasamos a lo más importante: la prevención y cura de ésta. El tratamiento farmacológico consistirá en la administración de medicamentos cuyo componente principal sea el Ronidazol y/o Metronidazol Durante un período de entre cinco a diez días seguidos, dependiendo siempre del nivel de concentración que cada fármaco posea. Si nuestro aviario sufre un brote agua de tricomoniasis, sería recomendable la administración de algún antibiótico de amplio espectro como es el caso de la tetraciclina, entre otros, para controlar otras posibles enfermedades oportunistas que hayan podido aparecer a raíz de la primera. Está demostrado que el tratamiento con productos cuyo principio sea el <strong>Ronidazol y/o Metronidazol,</strong> son los más exitosos en la erradicación de esta enfermedad. De igual modo, es muy importante administrar, una vez acabado el tratamiento, entre 3 – 5 días de <strong>probióticos que ayuden a regenerar la flora</strong> intestinal perdida, así cómo un c<strong>omplejo a base de vitaminas del grupo B</strong>, que ayuden a recuperar los tejidos dañados, junto a una vitamina K, que es un coagulante natural de la sangre. El producto cuyo principio activo sea el Ronidazol y/o Metronidazol, puede usarse como preventivo. La dosis y la duración, en este caso, será de 3 días de tratamiento, debiendo repetirse cada mes y medio o dos meses para prevenir la aparición de la enfermedad. Es muy importante realizar analíticas de heces previas a la cría para tratar aquellos ejemplares enfermos, garantizándonos de ese modo una buena temporada de cría. AUTOR: Álvaro Ojeda García

timeline

1

Day 1

Lorem ipsum 1
2

Day 2

Lorem ipsum 2
3

Day 3

Lorem ipsum 3
4

Day 4

Lorem ipsum 4

Icon set

Diverse destinations

Habitasse. Nunc mollis erat dapibus in commodo eu nisi. Odio purus magnis lorem.

Best prices

Nulla imperdiet dictum laoreet netus. Habitant ullamcorper. Auctor auctor cras.

Beautiful places

Eu molestie Purus ac. Facilisis hac in metus nunc parturient ornare consequat enim.

Fast booking

Torquent egestas. Per integer placerat ipsum quam adipiscing vehicula nisi.

Instant help

Turpis accumsan. Proin id ligula suspendisse. Aliquet fringilla, aptent eu dignissim.

Emotional travel

Metus cubilia aenean. Fusce, dapibus netus nullam interdum ut vehicula.

Accordion

[accordion_item title=»Title 1″ is_active=»on»]Lorem ipsum 1[/accordion_item] [accordion_item title=»Title 2″]Lorem ipsum 2[/accordion_item] [accordion_item title=»Title 3″]Lorem ipsum 3[/accordion_item]

Tabs

Lorem ipsum 1
Lorem ipsum 2
Lorem ipsum 3